Tesis Doctoral de Pedro Martínez Palomares, antiguo profesor del centro

Hace unas semanas nuestro compañero de tantos años y ahora jubilado, Pedro Martínez Palomares, defendió su Tesis Doctoral.
Otro compañero, también jubilado, Félix García Legazpe, estuvo allí y nos lo cuenta.
Toda la comunidad educativa presente y pasada da la enhorabuena al flamante Doctor y le expresa una vez más su gran admiración y cariño.

EL PROFESOR PEDRO MARTÍNEZ PALOMARES, DOCTOR EN EDUCACIÓN POR LA UNED

El 28 de octubre de 2016, en la facultad de Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, el profesor Pedro Martínez Palomares defendió su tesis doctoral, obteniendo el grado de doctor con la calificación de sobresaliente.
Al acto asistieron su mujer y sus hijos, su hermana y otros familiares, compañeros profesores del Gómez-Moreno, antiguos alumnos sordos, padres de alumnos sordos, y otros profesionales y amigos. En el acto, su director de tesis comentó su trayectoria personal, formativa y profesional, destacando su persistencia para superar las dificultades que se iba encontrando en su formación académica a causa de su sordera, y el empeño puesto en la elaboración de la tesis. Los miembros del tribunal alabaron la tesis y destacaron la importancia de los datos y documentos aportados, inéditos y desconocidos muchos de ellos en el ámbito de la investigación sobre la historia de la educación.
La tesis, con el título de La educación de los sordos en la primera mitad del siglo XIX a través del Colegio de Sordo-mudos de Madrid (1805-1857) (ver resumen más abajo), responde a su interés por la historia de la educación de las personas sordas, a su actividad como profesor de alumnos sordos y a su propia condición de persona sorda. Para la investigación, llevada a cabo durante más de siete años, además de consultar su propia biblioteca sobre el tema, ha tenido que bucear en los fondos de diversos archivos y bibliotecas: el Archivo de la Real Sociedad Económica Matritense de los Amigos del País, el antiguo Instituto Nacional de Pedagogía de Sordos (hoy CEIP “El Sol”), el Archivo General de la Administración del Estado sito en Alcalá, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca de la Residencia de Estudiantes, la Gallica (Biblioteca Nacional de Francia) y lugares tan insólitos en relación con la educación de los sordos como la Real Biblioteca (Palacio Real) y la Biblioteca del Real Jardín Botánico de Madrid, entre otros. La investigación es de tal importancia que próximamente la veremos publicada en papel.
Pedro ha dedicado toda su vida a la educación de los alumnos sordos: en 1972 empezó su labor docente en el Colegio La Purísima, con los delineantes; en 1974 pasó al Instituto Nacional de Pedagogía de Sordos como profesor de Cultura y, finalmente, en nuestro IES Gómez-Moreno, como profesor de Apoyo a la Integración, permaneció 24 años y desarrolló su actividad docente y orientadora hasta 2012, cuando se jubiló. Ha sido un pilar fundamental en el aprendizaje, la educación y la integración de los alumnos sordos. Sus amplios y profundos conocimientos en distintas disciplinas y su ejemplo personal han servido de apoyo y modelo para que muchos de los alumnos sordos hayan podido realizar estudios superiores y llegar a ser profesionales competentes.
Desde aquí felicitamos cariñosamente a Pedro por el título conseguido y reconocemos el esfuerzo realizado para conseguir que se conozcan mejor los sistemas y métodos utilizados para la educación y promoción de las personas sordas. Le deseamos que disfrute su jubilación con su familia, y especialmente con su nietecita Carmen y su próximo nieto que ya viene de camino.

Félix García Legazpe

RESUMEN DE LA TESIS DOCTORAL

La educación de los sordos en la primera mitad del siglo XIX a través del Colegio de Sordo-mudos de Madrid (1805-1857) es una investigación basada fundamentalmente en documentos de archivo y fuentes manuscritas y bibliográficas de los maestros de la época, que pretende conformar un cuerpo de conocimientos sobre la enseñanza escolar de los sordos. Desde principios del siglo el colegio madrileño estará, principalmente, a cargo de la Real Sociedad Económica Matritense de los Amigos del País hasta el 1852 en que pasó a depender del ministerio de Fomento. Una vez aprobada la ley Moyano, en 1857, que ordenaba la enseñanza general e incluía la de los sordos y los ciegos, instando a la creación de colegios especiales en los distritos universitarios y su atención en la escuela ordinaria; la formación del profesorado especializado se encomendará al Colegio Nacional de Sordo-mudos de Madrid marcando un punto de inflexión en la historia de la educación especial española.
Conocer el modelo educativo que todo ese fenómeno posibilitó, los pilares que lo sustentaron, la aplicación que tuvo y los resultados obtenidos, aún estaba pendiente. El objetivo fundamental de la tesis, en el contexto descrito, consiste en tratar de vislumbrar la línea educativa y rehabilitadora que surge y se va consolidando, teniendo como hilo conductor el quehacer pedagógico del Real Colegio de Sordomudos de Madrid. En concreto, comprender la importancia del colegio, las dificultades que atravesó, las personas que intervinieron, las bases conceptuales e ideológicas que sustentaron sus actuaciones, los objetivos que fijaron, los cambios de rumbo que experimentó, los modelos pedagógicos que se implantaron, las causas que los impulsaron, los contenidos que se impartieron, los resultados que alcanzaron, la reglamentación con la que se rigieron, la organización escolar, la formación de los maestros, etc.; en definitiva, todo lo relacionado con la práctica de la educación.
Entre las aportaciones es de destacar el primer alfabeto manual que, en 1805, se usó en el colegio; la recuperación de los exámenes públicos de los sordomudos de 1806 y 1807; el primer silabario o cartilla de pronunciación de 1815 y, poner a disposición de los investigadores, un manuscrito con su correspondiente traducción en lengua de signos de las primeras décadas del siglo XIX, lo que permitirá, a las personas sordas, conocer por primera vez cómo se expresaban sus antepasados y, a los investigadores, el estudio de la lengua de signos española en sus fases más tempranas.
La labor realizada por la Real Sociedad Económica Matritense y la consolidación de la línea educativa de la Escuela Española de Sordos, gracias a la labor de D. Francisco Fernández Villabrille y la Academia de profesores del Colegio Nacional de Sordomudos de Madrid, dirigidos por D. Juan Manuel Ballesteros, son las conclusiones más relevantes.
Director: Prof. Dr. D. Javier Vergara Ciordia; Catedrático de Historia de la Educación, UNED.
Códigos UNESCO: 550607 y 580205 (Historia de la Educación y Educación Especial)

Anuncios